Hay muchas razones para llevar su negocio al extranjero, pero ¿cómo seleccionar la ubicación correcta para su compañía? Esta podría ser una de las decisiones más importantes que tome para el futuro de su empresa, por lo que es fundamental sopesar todos los beneficios e inconvenientes potenciales de su posible ubicación.

Muchos países tienen reglas y regulaciones para atraer empresas extranjeras a sus costas porque hay muchos beneficios que cosechar para todos los involucrados.  Por supuesto, hay una fina línea para caminar en estas situaciones. Los países deben tener leyes y regulaciones atractivas para estas empresas sin cruzar ningún límite legal y ético. Tienen que proporcionar incentivos en torno a la creación de sociedades extraterritoriales, pero también tienen que obtener algunos beneficios propios.

Panamá ha sido un punto atractivo para crear una sociedad offshore durante décadas, y tiene los elementos económicos, políticos y geográficos que lo convierten en una de las mejores opciones para las corporaciones que buscan expandirse de esta manera. Pero ¿es la opción correcta para su empresa? Estas son algunas de las razones más comunes por las que las personas eligen Panamá como el hogar de sus compañías offshore.

1. Ventajas tributarias

Muchas personas a menudo asocian “compañías offshore” con “paraísos fiscales”, pero no así es como funciona Panamá. Panamá se ha convertido en un centro financiero internacional que ofrece relativa libertad fiscal, con un sistema territorial de impuestos, lo que significa que Panamá no tasa ningún impuesto sobre la renta sobre los ingresos producidos de fuentes fuera del país.

Siempre y cuando las actividades corporativas se realicen fuera del territorio de Panamá, el único impuesto que el país requiere es el impuesto anual de tasa.

Incluso las ganancias obtenidas a través de transferencias o adquisiciones de valores, administración de inversiones y cuentas bancarias, la recepción de dividendos de compañías que operan en el extranjero y la transferencia o venta de bienes raíces están exentas de impuestos panameños, siempre y cuando estas transacciones y ganancias ocurran fuera del territorio geográfico de Panamá.

2. Sin restricciones de divisas

El dólar estadounidense es el estándar en Panamá, lo que lo convierte en una buena ubicación para muchas empresas, pero no hay restricciones de divisas, lo que lo convierte en una buena opción para cualquier corporación con intenciones internacionales. La amplia variedad de divisas en Panamá ha atraído a muchos inversionistas extranjeros, pero gran parte de la situación actual en torno a la moneda surgió del canal y de los sectores financieros en crecimiento.

3. Lleve su negocio a su manera, desde su ubicación

Es posible formar una sociedad en Panamá sin estar realmente físicamente presente en el país. La práctica es que incorporadores nominales en Panamá actúen en nombre de las partes interesadas y sean los que se encarguen de suscribir el Pacto Social. Tampoco hay restricciones de nacionalidad para los directores y accionistas, por lo que la sociedad se puede establecer con personas de varios países. También hay una cierta flexibilidad contable, lo que significa que los registros contables de la empresa pueden ser administrados desde dentro de Panamá o en el extranjero.

4. Los costos siguen siendo razonables

En comparación con otros lugares similares en todo el mundo, los costos de incorporación en Panamá siguen siendo muy competitivos. El proceso de incorporación requerirá una serie de documentos y certificaciones, y aplicarán honorarios para cubrir dichos servicios, no obstante, los mismos serán menores que en otras jurisdicciones competidoras. Los únicos costos continuos son el pago anual del impuesto de tasa de US$ 300, aunque puede haber tarifas adicionales, dependiendo de los servicios que requiera. Esto podría incluir honorarios de Agentes Residentes, servicios relacionados con directores nominales y otros servicios conexos.

5. Panamá cree en la privacidad

La infraestructura financiera establecida en este país pone un valor muy alto en la protección de la información personal y financiera de las personas y empresas que traen su negocio aquí. Además de eso, los certificados de acciones se emiten mediante documentos privados, y los dignatarios y directores de la sociedad no están obligados a ser accionistas. Incluso aquellos que son accionistas de la sociedad no requieren estar inscritos en el Registro Público de Panamá, por lo que sus identidades pueden mantenerse privadas.

¿Es Panamá el lugar correcto para su sociedad offshore?
Hay muchas ventajas importantes para establecer una sociedad offshore en Panamá, y esta es una decisión crítica y que afectará su capacidad para hacer crecer su negocio y comenzar a llegar a un mercado internacional. En Mata &Pitti Abogados, podemos ayudarlo a determinar si esta es la opción correcta para su empresa. Póngase en contacto con nosotros hoy mismo para obtener más información.